17 febrero 2017

Sintra (Portugal)

Sintra (Portugal)
El impresionante emplazamiento de Sintra sobre la ladera norte de una sierra de granito, entre despeñaderos, bosques y manantiales de agua fresca, hicieron de esta zona uno de los retiros favoritos de los monarcas portugueses. La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.
Si en lo alto de la sierra, el siglo XIX vio nacer el Palacio de Pena, fruto del sueño de un rey artista, Don Fernando de Saxe-Coburgo Gotha, las faldas de la montaña se vieron salpicadas de palacetes como Monserrate, envuelto en la exuberancia de su parque exótico y de quintas como la de Regaleira. Paseando por Sintra se puede descender al neolítico en Tholos do Monge, disfrutar del horizonte en las murallas del castillo de los Moros, sentir la austeridad del Convento de los Capuchinos, sensibilizarse en los rincones del Parque da Pena, lugar exótico. En el centro histórico de la ciudad, entre calles laberínticas, escalerillas y arcadas, se descubren las enormes chimeneas del Palacio Nacional. Es la más fascinante construcción regia de Portugal, seductor conjunto de múltiples gustos que le otorgan una extraña belleza.
Sintra se divide en tres zonas: Sintra Vila, Estefânia y Sâo Pedro.

Palácio Nacional da Pena (Sintra)
»» Edificios, sitios y espacios de interés (Recorrido monumental):
» Palácio Nacional da Pena (Palacio Nacional de la Peña): Este espectacular palacio se eleva sobre las más altas cimas de la Sierra de Sintra. Se encuentra en la freguesia sintrense de São Pedro de Penaferrim. Un castillo construído en el siglo XIX (1836) para el rey Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha, marido de la reina María II de Portugal. El palacio se levantó sobre las ruinas de un monasterio jerónimo del siglo XV devastado a raíz del terremoto de 1755, que a su vez había ocupado el lugar de una capilla dedicada a Nuestra Señora da Pena. El monasterio había sido de los frailes jerónimos y fue construido, originariamente, por el rey Juan II y transformado, de forma sustancial, por el rey Manuel I que, cumpliendo una promesa, ordenó la reconstrucción del monasterio en honor de Nossa Senhora da Pena, la Madre de Dios de la Peña y lo donó al orden de San Jerónimo.
Fernando contrató al arquitecto alemán Von Eschwege para que diseñara un edificio lleno de excentricidades y rodeado de unos increíbles jardines. La reconstrucción fue lenta y costosa, pero finalmente se convirtió en un recinto exuberante en el cual se pueden contemplar diferentes estilos que van desde el neogótico hasta al neoislámico, pasando por el neorenacimiento y una visión pseudomanuelina que convierten el espacio en un ambiente claramente exótico. Además, en las vertientes de la montaña se construyó un magnífico parque inglés que, junto con el palacio, se convirtió en un icono de la arquitectura portuguesa.
Palácio Nacional da Pena (Sintra)
Cuando se proclamó la República de Portugal en 1910 el palacio se transformó en un museo, conservándose tal y como lo dejara la familia real. Fernando, el llamado rey artista, amaba el arte, la naturaleza y los nuevos descubrimientos de su época. El rey consorte se integró perfectamente en su país de adopción y consagró su vida al mecenazgo artístico. Su sueño de construirse un extravagante palacio se vio realizado en 1885, el mismo año de su muerte.
Estructuralmente el Palacio de de la Peña se divide en cuatro áreas principales:
- Los cimientos y murallas exteriores (que servirán para consolidar la implantación de la construcción), con dos puertas, una de las cuales está provista de puente levadizo.
- El edificio correspondiente al convento, íntegramente restaurado. Se encuentra en el punto más alto de la colina y ha sido rodeado de almenas y dotado de la Torre del Reloj.
- El patio de los arcos frente a la capilla, con sus paredes de arcos moriscos.
- La zona palaciega propiamente dicha con su baluarte cilíndrico de gran porte, estando su interior decorado en estilo catedralicio, según la moda de la época. El mobiliario y la ornamentación presentes en sus interior, dan una gran muestra de ello. [Saber más].
Palácio Nacional (Sintra)
» Palácio Nacional de Sintra: También conocido como Palácio da Vila) fue un palacio real y hoy es propiedad del Estado portugués, que lo utiliza para fines turísticos y culturales. Es un palacio urbano, cuya construcción se inició en el siglo XVI, siendo el autor desconocido. Presenta trazos de arquitectura medieval, gótica, manuelina, renacentista y romántica. Es considerado un ejemplo de arquitectura orgánica, con un conjunto de cuerpos aparentemente separados, pero que forman parte de un todo articulado entre sí, a través de patios, escaleras, corredores y galerías. A pesar de haber sido construido en el siglo XVI, hay relatos de la existencia de otro palacio existente en las cercanías. Éste fue donado por el rey D. João I al conde de Seia, en el siglo XIV, volviendo al patrimonio real algunos años más tarde.
En 1489 fue iniciada una campaña de obras que aligeraron la masa de la construcción y enriquecer la decoración interior, cubriéndolo con azulejos, andaluces. Entre 1505 y 1520 se creó la llamada ala manuelina y, en 1508, tuvo inicio la construcción de Sala dos Brasões ('Sala de los escudos'). Durante el reinado de João III (mediados del siglo XVI), se edificó el espacio entre las alas juanina y manuelina. En el siglo XVII, bajo orientaciones del conde de Soure, se procedió a hacer unas obras de alteración y ampliación y, entre 1683 y 1706 (reinado de D. Pedro II), se renovaron las pinturas de los techos de algunas estancias.
En 1755 fueron realizadas importantes obras de restauración, para paliar los daños causados por el Terremoto de Lisboa, y se edificó el ala que va desde el Jardim da Preta al Pátio dos Tanquinhos. En 1863 se llevó a cabo una nueva campaña de decoración. El palacio fue clasificado como Monumento Nacional en 1910. [Saber más].
Quinta da Regaleira (Sintra)
» Quinta da Regaleira (Rua Barcosa du Bocage) [Web oficial]: A un breve paso de la plaza mayor de Sintra-Vila, es una finca privada que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995. Se trata de un claro ejemplo de la vuelta de la vuelta a la arquitectura neomanuelina de principios del siglo XX, construido por el adinerado terrateniente António Carvalho Monteiro (1850-1920) y diseñado por el arquitecto italiano Luigi Maninni (1848-1936), también creador de Buçaco. La extraordinaria casa principal, con torres y decoración en piedra, tiene algunas salas profusamente decoradas donde destacan los artesonados rococó y suelos en mosaico muy detallados.
Los jardines acaparan toda la atención, un laberinto de caminos en una ladera escarpada con camelias, hortensias y helechos, y salpicada de lagos, fuentes, terrazas y estatuas. Se distinguen muchos temas y símbolos masónicos, entre los que destaca el Pozo Iniciático, inspirado en la masonería y los caballeros templarios, al que se llega a través de una puerta giratoria de piedra. Unos escalones cubiertos de musgo conducen al fondo del pozo y a través de un largo túnel [Saber más].
Castelo dos Mouros (Sintra)
» Castelo dos Mouros (Castelo de Sintra): El castillo árabe del siglo VIII, conquistado por Afonso Henriques en 1147, se alza sobre un macizo rocoso, aislado en una de las cumbres de la Sierra de Sintra, por encima de la ciudad antigua (Sintra Vila) Las ruinas de este castillo árabe están formadas por dos torres defensivas, ubicadas sobre peñascos, con una mezquita entre ellas [Saber más].
» Otros espacios de interés en Sintra Vila. Las hermosas callejuelas adoquinadas de Sintra Vila (la ciudad antigua) y el entorno del Palácio Nacional acogen varios museos y la bella oficina de correos, recubierta de de azulejos. La sinuosa Volta do Duche va en dirección norte, pasando por el frondoso Parque da Liberdade, hasta la zona de Estefânia y su sorprendente Cámara Municipal (Ayuntamiento). En su recorrido está la Fonte Mourisca, con su decoración neomorisca de azulejos. Otra fuente interesante es la de Sabuga.
Igreja de São Martinho (Sintra)
El Museu do Brinquedo (Rua Visconde Monserrate, 26) [Web oficial] contiene una estupenda colección de juguetes, muñecas, maquetas de aviones, coches, trenes, casas de muñecas y soldaditos. El Miradouro da Vigia, en Sâo Pedro, ofrece impresionantes vistas. En Estefânia se encuentra también el Museu de Arte Moderna (Av. Heliodoro Salgado) [Web oficial] con obras de Magritte, Pollock, Bacon o Warhol.
Merece una visita la Igreja de São Martinho (Iglesia de San Martín), situada en el centro histórico de Sintra, en la Plaza de la República. De origen románico, el edificio fue construido por Afonso Henriques, en el siglo XII siguiendo los principios de la arquitectura románica de la época. Durante el reinado de Dom Dinis, sufrió algunos cambios, con la introducción de elementos góticos. Arrasada en el terremoto de 1755, fue reconstruida finalmente en el siglo XVIII, adquiriendo  un aspecto renacentista. Conserva tres tablas de pintura portuguesa del siglo XVI, San Martín el Pobre, San Pedro y San Antonio, atribuidas al maestro S. Quintino. A la entrada de la iglesia hay una columna (pelourinho). Su vestíbulo sirve como un mirador hacia el valle que está debajo.
El Convento dos Capuchinos, ubicado en la Parroquia de San Martín (Sintra) en la sierra de Sintra, a 9 km de la ciudad, fue fundada por el rey Álvaro de Castro, hijo del virrey de la India Don Juan de Castro, en el año 1560. En este monasterio vivió sucesivas comunidades de frailes franciscanos, dedicado al trabajo interior. Las celdas excavadas en la roca se separan con corcho. Con la extinción de las órdenes monásticas en 1834, la comunidad religiosa franciscana se vio obligado a abandonar el convento. El espacio fue adquirido por el vizconde de Monserrate y más tarde pasó a manos del estado portugués.
»» Bibliografía: » Lisboa (Guías Visuales El País Aguilar) » Portugal (Guía Clave Espasa)
»» Enlaces» Sintra (Visit Portugal) » Parques de Sintra » Cámara Municipal de Sintra » Sintra (Revista Ibérica) » Imágenes de Sintra (Panoramio) » Sintra (Guía turística) (en portugués)
Fuente da Pipa (Sintra)

No hay comentarios: