17 febrero 2017

Guimaraes (Portugal)

Guimaraes (Portugal)
Guimaraes es una ciudad de origen medieval que tiene sus raíces en el remoto siglo X. En esta época la Condesa Mumadona Dias, viuda de Hermenegildo Mendes, ordenó construir un monasterio que se convirtió en un centro de atracción y dio origen al asentamiento de una población.
Al mismo tiempo, y para poder defender a la población, Mumadona construyó un castillo a poca distancia, en la colina, creando de esta manera un segundo punto de asentamiento. Para unir los dos núcleos se creó la calle de Santa María.
Posteriormente el monasterio se convirtió en colegio y adquirió una gran importancia debido a los privilegios y donativos que reyes y nobles le concedieron. Se convirtió en un importante santuario de peregrinación al que acudían creyentes de todas partes. El pueblo, en aquel momento rodeado por una muralla defensiva, se fue expandiendo y organizando.
Mientras tanto, las órdenes mendicantes se instalan en Guimaraes ayudando a moldear la fisionomía de la ciudad- Con el paso del tiempo los dos polos se funden en uno y a partir del siglo XV la ciudad intramuros tendrá pocos cambios. Se construirán todavía algunas iglesias, conventos y palacios junto a la creación de la plaza de la Misericordia de finales del siglo XVII, pero su estructura general no sufrirá grandes transformaciones.
Será a partir del siglo XIX, con las nuevas ideas urbanísticas de higiene y simetría, que el pueblo, elevado a ciudad en 1853 por la reina Doña María II, sufrirá su mayor cambio. Se utorizará y fomentará el derrumbamiento de las murallas. se construirán las plazas de Carmo (hoy de Martins Sarmento) y Condessa de Juncal, se crearán calles y grandes avenidas. Sin embargo, casi todo se hace de forma controlada, permitiendo de este modo la conservación de su magnífico Centro Histórico.
Guimaraes añade a su importancia histórica un aliciente más cuando fue elegida Capital Europea de la Cultura en 2012.
Estatua de Afonso Henriques, Castillo y capilla de San Miguel
»» Edificios y espacios de interés:
» Castelo São Mamede: El castillo de Guimarães se encuentra a las afueras del casco histórico, en el Monte Latito, conocido como la "colina sagrada". Está clasificado como Monumento Nacional desde el año 1910.
Fue construido en el siglo X por la Condesa Mumadona Dias para defender el monasterio que había fundado de los ataques de los moros y normandos. En él se libró la batalla de São Mamede (24 de junio de 1128), relacionada con los orígenes de Portugal como nación. Fue ampliado en el siglo siguiente por el conde Henrique de Borgoña, que estableció en él su corte, y posteriormente durante los reinados de Dinis y Joao I. A partir del siglo XV dejó de tener función defensiva y tuvo usos diferentes como cárcel política o pajar. Tras años de abandono fue rehabilitado y se abrió al público para su visita en 1940.
El castillo consta de siete torres cuadradas con almenas construidas sobre la roca, destacando especialmente la Torre del Homenaje, de 28 metros de altura, a la que se puede subir. Puede recorrerse el perímetro a través de una pasarela superior que rodea el patio de armas.
» Capilla de San Miguel: Construcción de inicio del siglo XII, posiblemente por el Conde D. Henrique, de estilo románico, de pequeñas dimensiones y de gran simplicidad arquitectónica. Tiene un gran simbolismo por su unión histórica al periodo de la fundación de la nacionalidad y a la tradición de que D. Afonso Henriques fue bautizado en ella. En su interior el pavimento está cubierto con sepulturas que se atribuyen a nobles guerreros unidos a la fundación de la nacionalidad portuguesa. Está clasificada como Monumento Nacional.
Pazo Duques de Braganza y Castillo de San Mamede
» Pazo de los Duques de Bragança: Casa señorial de inicio del siglo XV, mandada edificar por el Conde D. Henrique, futuro Conde de Bragança. hijo bastardo del rey Joao I, y que le servirá de residencia junto a su segunda mujer, Constança de Noronha. Muy deteriorada desde el siglo XVI, su reedificación empezó en 1937 y se prolongó hasta 1959, momento en el que se abre al público transformado en museo, con un expolio datado de los siglos XVII y XVIII. De las colecciones existentes, destaca el conjunto de las cuatro copias de las tapicerías de Pastrana, cuyo dibujo se atribuye al pintor Nuno Gonçalves (siglo XV), por la valiosa aportación que representa para la historia de los Descubrimientos Portugueses; otras narran algunos de los pasos de las conquistas en el Norte de África. Posee también colecciones de armas de los siglos XV a XIX y colecciones de muebles del período posterior a los descubrimientos. El edificio está considerado como Monumento Nacional.
» Convento de Santo Antonio dos Capuchos: Construido en 1842 como hospital capuchino, actualmente está dedicado a museo donde se exponen objetos artísticos y culturales. El imponente edificio destaca por sus patios y claustro, la iglesia y su magnífica sacristía del siglo XVIII. Justo enfrente se encuentra el Largo Martins Sarmento (antiguo Carmo) donde destaca un chafariz renacentista de tres pilas construido en 1853 por el maestro Gonçalo Lopes y colocado inicialmente en Toural para pasar en en 1873 a su actual ubicación, enfrente de la casa donde murió el gran arqueólogo que da nombre a la plaza.
» Calle de Santa María: Fue una de las primeras calles abiertas en Guimaraes, ya que se destinaba a ser un eje de unión entre el convento fundado por Mumadona, situado en la parte baja, y el castillo situado en la parte alta. Ya aparece con este nombre en documentos del siglo XII, aunque su parte superior consta con el nombre de Infesta. A lo largo de esta calle encontramos varios testimonios arquitectónicos de su pasado: el convento de Santa Clara, la Casa del Arco, la Casa de los Peixotos y la Casa gótica de los Valadares.
Convento de Santa Clara (Ayuntamiento de Guimaraes)
» Convento de Santa Clara: Actual ayuntamiento de Guimaraes, fue fundado en el siglo XV por el canónigo del colegio de Oliveira Baltasar de Andrade. Posee una fachada barroca en cuyo centro se encuentra la estatua de Santa Clara. El claustro de dos pisos es de tipo clásico. Su rica capilla fue utilizada desde el siglo XIX como sección del Museo Alberto Sampaio.
» Plaza de Santiago: Según cuenta la tradición, el apóstol Santiago trajo una imagen de la Virgen María a Guimaraes, colocándose en un templo pagano e una plaza que pasó a llamarse de Santiago. La plaza conserva aún sus características medievales. Fue en sus alrededores donde se instalaron los francos que vinieron a Portugal como tropas del Conde D. Henrique. Una pequeña capilla del siglo XVII dedicada a Santiago fue demolida a finales del siglo XIX.
Nuestra Sra Oliveira y monumento del Salado
» Largo de Oliveira: En este espacio se encuentra un magnífico conjunto arquitectónico formado por la iglesia de Nuestra Señora de Oliveira, el monumento del Salado y los antiguos pazos del municipio.
La Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira fue mandada reedificar por D. Joao I, a finales del siglo XIV, a consecuencia de una promesa que este rey hizo a la Virgen de Oliveira por la victoria de Aljubarrota. Su arquitecto fue el maestro Joao García de Toledo. El templo tiene una torre anexa fechada en 1513 en cuyo bajo se encuentra la capilla funeraria de los padres del prior Dieogo Pinheiro, reconstructor de la torre. La capilla principal fue ampliada a finales del siglo XVII bajo el patrocinio de D. Pedro II, cuyas armas se ven en la bóveda. El retablo principal es de la segunda mitad del siglo XVIII y el trono perteneciente al siglo XVII tiene respaldo neoclásico. Existen dos paneles sobre el trono atribuidos al pintor Pedro Alexandrino y en la capilla del Santísimo Sacramento existe un altar de plata y un frontal también en plata, obra de orfebres de Guimaraes.
El monumento del Salado es un 'alpendre' gótico erguido en el reinado de Alfonso IV para conmemorar la Batalla del Salado (1340). El crucero realizado en 1342 fue ofrecido por Pero Esteves, negociante de Guimaraes residente en Lisboa.
La construcción de los pazos del municipio fue iniciada en tiempo de D. Joao I, a finales del siglo XIV. En el inicio del siglo XVII fue remodelado por el arquitecto Joao Lopes de Amorim.
» Museo Alberto Sampaio (calle Alfredo Guimaraes): Creado en 1928 para albergar las colecciones del desaparecido Colegio de Nuestra Señora de Oliveira y de otras iglesias y conventos de la región. Se sitúa en el lugar donde la condesa Mumadona (siglo X) instaló un monasterio, en torno al cual nació el burgo de Guimaraes. Los espacios que ocupa pertenecía al Colegio y tienen valor histórico y artístico: el claustro y las salas medievales que lo envuelven, la antigua casa del priorazgo y la casa del cabildo. Presenta importantes colecciones de escultura (medieval y renacentista), orfebrería (destaca el cáliz románico de Sancho I), las cruces procesionales, un retablo gótico de plata de finales del siglo XIV o la armadura de Joao I en la batalla de Aljubarrota.
» Iglesia de la Misericordia: Construida a finales del siglo XVI en estilo renacentista por los arquitectos locales Gonçalo Lopes y Joao Lopes de Amorim, posee un monumental retablo de finales del siglo XVIII de gran vigor escultórico. Muy cerca se ubica la casa de los Lobo Machado, con una bella fachada rococó, y hoy sede de la Asociación Comercial e Industrial de Guimaraes.
Plaza de Toural
» Plaza de Toural: Considerada hoy como el corazón de la ciudad, era en el siglo XVII una plaza extramuros junto a la puerta principal del pueblo, en donde se realizaba la feria del ganado bovino y otros productos. El jardín público se abrió en 1878 y durante un tiempo albergó la estatua de D. Afonso Henriques hoy sustituida por una vistosa fuente artística. Enfrente se encuentra la iglesia de San Pedro, mandada construir en 1737, y de gran simplicidad arquitectónica.
» En la calle Paio Galvao se encuentra el Museo Arqueológico Martins Sarmento, fundado en 1885 y perteneciente a la sociedad del mismo nombre, y la iglesia de Santo Domingo, templo de estructura gótica, edificado a finales del siglo XIV, con un pórtico barroco (1770) y la capilla principal ampliada en torno a 1774. Formó parte del convento de Santo Domingo, antiguo edificio medieval, que fue destruido a finales del siglo XIX.
» En la calle Don Joao I, antigua salida hacia Oporto, se encuentra el monumento a Joao I. obra del siglo XVI, cuyo magnífico crucero está por un baldoquino renacentista. También se encuentra la Orden Tercera de Santo Domingo, edificio del siglo XIX. 
» Iglesia de San Francisco: Templo de raíz gótica, muy alterado a lo largo del tiempo, fue sobre todo durante el siglo XVIII cuando tuvo una profunda remodelación conservando apenas el pórtico y la cabecera. Posee en su capilla principal el retablo más notable de Joanino de Guimaraes, además de otros retablos de estilo rococó que combinan con los azulejos de inicio del siglo XVIII, retratando escenas de la vida de San Antonio. El claustro de dos pisos es de Gonçalo Lopes (finales del siglo XVI).
Iglesia de San Gualter y la montaña de Penha al fondo
» Iglesia de San Gualter: Obra del arquitecto André Soares iniciada en el siglo XVIII y acabada al añadir dos torres a mediados del siglo XIX por un arquitecto de Oporto. Son también de esta época la escalinata y la balaustrada. El retablo de la capilla principal es de inspiración clásica de finales del siglo XVIII, con pinturas que imitan al mármol. Está dedicada al patrón de la ciudad.
» Palacio y Centro Cultural Vila Flor (Web oficial): Construido a mediados del siglo XVIII por orden de la familia Carvalho, está decorado con las estatuas en granito de los primeros reyes de Portugal. Su fachada mira a un jardín decorado con una fuente barroca. Aquí estuvo la reina Doña María II en 1852 con motivo de su visita a la ciudad y en 1884 se celebró la Exposición Comercial e Industrial. El palacio fue restaurado en 2005, año en el que también se construyó un Centro Cultural con el mismo nombre.
»» Bibliografía: » Folleto de la Oficina de Turismo de Guimaraes (fuente principal del texto) (marzo 2011) » Portugal (Guías Clave) (Editorial Espasa)
»» Enlaces: » Guimaraes Turismo » Municipio de Guimaraes